VIDEOS DE INTERES

lunes, 11 de febrero de 2008

Los grandes clásicos griegos son un furor en Buenos Aires


Laura Casanovas*

De la Redacción de LA NACION


El psicoanalista José Abadi recrea las tragedias de manera amena y sencilla

Hace 28 siglos nació la Odisea , esa gran obra de la literatura occidental que el jueves pasado por la noche convocó a una multitud en la plazoleta porteña San Martín de Tours para escuchar la historia del héroe Odiseo a través de la voz del psicoanalista y escritor argentino José Eduardo Abadi. Personas de todas las edades siguieron en absoluto silencio y con suma atención la narración de Abadi, quien relató algunos de los capítulos en forma amena y sencilla, por momentos con toques de humor, lo cual no le quitó nada de su profunda significación a la historia compuesta por el poeta griego Homero. La pendiente de la plaza, sobre la calle Posadas (frente al Palais de Glace), devino un teatro natural al que algunos vecinos se acercaron con sus propias sillas, mantas o, directamente, se sentaron sobre el pasto, para seguir las peripecias que atravesó Odiseo en el camino de regreso a su amada tierra Itaca para reencontrarse con su fiel esposa Penélope y con su hijo Telémaco, después de concluir la guerra con Troya. La propuesta forma parte del Festival de Verano organizado por la Secretaría de Cultura del gobierno porteño y comenzó una semana antes, cuando también cientos de personas se congregaron para escuchar el relato de Abadi sobre el Edipo Rey de Sófocles. Historias de siempre ¿Qué lleva a la gente a interesarse en este momento por las tragedias y poemas homéricos?, preguntó LA NACION a Abadi, quien hace cinco años, casi por casualidad, se encontró narrando con creciente éxito de público esas historias de la literatura universal, siempre vigentes. "En el caso de las tragedias se trata de relatos apasionantes que hablan de poder, lucha generacional, conspiraciones, parricidio, rebeliones, amores apasionados, entre otros temas. Por un lado, estas historias nos llevan a nuestros puntos más recónditos y, por otro lado, está la fantasía de que es más lindo que te lo cuenten que leerlo", consideró Abadi. Además, el escritor en el transcurso del relato va intercalando consideraciones sobre las significaciones que atraviesan a cada una de las historias. En el caso de la Odisea se trata de temas como el de la memoria, la profundidad de los vínculos, la necesidad de regresar a la tierra para ir en busca de la identidad, del vínculo padre e hijo. "Háblame, Musa, de aquel varón de multiforme ingenio que, después de destruir la sacra ciudad de Troya, anduvo peregrinando larguísimo tiempo (...)." Así comienza la Odisea , que está formada por 24 cantos y cuyo nombre deriva del de su protagonista, Odiseo, también conocido como Ulises. Entre los presentes el jueves, algunas personas que no habían leído el texto escrito comentaron que la experiencia de la narración oral les generó curiosidad por el texto. "No leí el libro, pero algunas cosas sabía. Esto te lleva a meterte en el tema", opinó Esteban, de 24 años. Otro joven, Maximiliano, de 18 años, leyó la Odisea y se acercó al espectáculo porque "quería ver cómo iba a ser" y dijo que le pareció interesante. En tanto, Gloria, de 52 años, consideró: "Esto puede llevar a que la gente lea la historia. Todos empezamos a leer escuchando a nuestros abuelos contar historias". De hecho, Abadi comentó a LA NACION que cuando era chico sus padres le contaban estas historias y a él le apasionaban. Sonia, que es abogada, comentó a LA NACION que le dieron "ganas de ir a buscar el libro". Otra espectadora, Alicia, estimó que Abadi volvió ameno y actual un texto de 28 siglos atrás, lo cual consideró bueno porque es una forma de decir "Homero tiene que ver con vos". Y señaló que le hubiera gustado que se pusieran en escena breves diálogos de la obra "para dar entrada también a la voz de Homero de primera mano". La "épica griega a la abadiana" continuará este mes con dos nuevos encuentros: el 21 del actual será el turno de La Orestíada , de Esquilo, y el 28, el de la Ilíada , de Homero. Otra zambullida refrescante e iluminadora para este verano en esos textos fundamentales.