VIDEOS DE INTERES

lunes, 25 de enero de 2010

RECORDANDO A UN AMIGO… JOSÉ FRANCISCO ”PANCHO” RATTIA ESQUEDA

IN MEMORIAN

ELISUR EMILIO LARES BOLÍVAR

CRONISTA OFICIAL DEL MUNICIPIO ACHAGUAS - ESTADO APURE

ACHAGUAS, DICIEMBRE DEL 2009


Recordando a un AMIGO… José Francisco ”Pancho” Rattia Esqueda

Conocí a José Francisco Rattia Esqueda hace más de treinta y siete años cuando por el mes de octubre de 1972 iniciábamos estudios de 1er año de Humanidades o cuarto año de bachillerato como decíamos popularmente para esa época, al ingresar al Liceo “Francisco Lazo Martí”, única institución educativa --junto con la Escuela Técnica Industria “San Fernando”-- de Educación Media en la capital apureña. Éramos jóvenes con ansias de estudios, luces, instrucción, superación intelectual y personal, y buscando --sobre todo-- un futuro mejor. Él, venido de las sureñas regiones apureñas plenas de amarillos y rojizos medanales y de la ancestral y nutritiva chiga: Cunaviche, y yo, procedente de las tierras de Arichuna y de Achaguas, al este y oeste de San Fernando. Pancho había nacido el 31 de octubre de 1955 en San Miguel de Cunaviche, era hijo de doña Lina Vera Esqueda y don Ramón Rattia.

José Francisco Rattia Esqueda, mejor conocido como “Pacho Rattia”, había estudiado Educación Primaria en su pueblo natal, específicamente en el Grupo Escolar “Pedro Camejo”, hoy Escuela Básica Bolivariana, habiendo egresado de dicha institución en 1969.

Estudiamos juntos el primer año de humanidades, donde se destacó ampliamente por su inteligencia, siendo muy aventajado en Historia Contemporánea, Francés y Latín. En el segundo año, por problemas ajenos a su voluntad, fue trasladado para el turno de la noche, pero en la misma institución: El Liceo “Francisco Lazo Martí”.

Al graduarse de Bachiller, el joven Rattia empezó a trabajar desde septiembre de 1974 hasta julio de 1976 como Maestro de Aula en el mencionado Grupo Escolar “Pedro Camejo” y como Profesor por Horas en el Ciclo Básico Común “Cosme López Hurtado”, ambas instituciones ubicadas en su pueblo natal. Posteriormente, durante el año escolar 1976-1977 se desempeñó como Profesor por Horas en la Escuela Granja “José Manuel Sánchez Osto” en la sureña y fronteriza población apureña de Puerto Páez, y luego en el Grupo Escolar “Monseñor Enrique de Ferrari” ubicado en Puerto Ayacucho, capital del Territorio Federal Amazonas, hoy Estado Amazonas, y desde esta lloviosa y húmeda población amazonense regresó a las secas y calientes tierras apureñas donde ejerció el magisterio específicamente en El Samán de Apure, cabecera del Municipio Mucuritas, hoy Parroquia del mismo nombre.

Por mi parte, al graduarme de Bachiller en septiembre de 1974, inmediatamente fui a estudiar a la Universidad Católica “Andrés Bello” Extensión Táchira (UCABET) en San Cristóbal, y a partir de ese momento no volví a ver a Pancho Rattia sino hasta fines de la década de los 70’ y principios de los 80’ cuando trabajaba como Maestro de Aula en el Grupo Escolar “Ignacia Rodríguez de Mayol” y como Profesor por Horas en el Ciclo Básico Común “Batalla de Mucuritas” ambas instituciones ubicadas en El Samán de Apure, la primera, bajo la dirección del siempre recordado Br. Luís Ortiz, hombre intelectual y ferviente amante de la historia local, regional y nacional, de quien Pancho aprendió a amar nuestra historia venezolana, y la segunda, bajo la tutela del docente arichunero Lic. Pedro Antonio Velásquez. Es importante destacar acá que --quizás bajo la influencia directa del Br. Ortiz-- nuestro amigo Pancho siendo docente en El Samán de Apure fundó el periódico “El Mucuriteño”, órgano divulgativo semanal del Ciclo Básico Común “Batalla de Mucuritas”.

Al mismo tiempo, laboraba yo como docente en el Ciclo Básico Común “Saverio Barbarito Echenique”, ubicado en las instalaciones de la Escuela Granja del mismo nombre de la vecina población de Apurito.

Posteriormente, hacia los años 1983 y 1984, nos veíamos frecuentemente en Achaguas cuando él trabaja en el Ministerio de Sanidad, aún cuando seguía desempeñando su labor como docente en el Grupo Escolar “Batalla de Mucuritas” en El Samán de Apure, y yo ocupaba las funciones de docente en el Ciclo Diversificado “Diego Eugenio Chacón” diurno y en el Ciclo de Cultura Básica del mismo nombre en horario nocturno.

Bien entrada la década de los 80’ Rattia Esqueda laboró en Sabaneta de Barinas como técnico agropecuario, función que desempeñó excelentemente gracias a su experiencia agrotécnica en la Escuela Granja “José Manuel Sánchez Osto” de Puerto Páez, al sur del estado Apure. En septiembre de 1987 ya se encontraba de vuelta en su tierra cunavichera laborando como docente en la Escuela Básica “Pedro Camejo” y en el Ciclo Básico “Cosme López Hurtado” de su pueblo natal.

Nuestro amigo Pancho Rattia, aparte de ser un ferviente bolivariano fue un fervoroso paecista. Constantemente inculcaba a sus alumnos un entrañable amor por Venezuela y fomentaba en ellos los valores de identidad cultural e histórica. Por ello, su interés por la historia y la cultura nacional y regional apureña lo llevaron a fundar a fines de la década de los 70’ la Sociedad Bolivariana de Puerto Páez y el 5 de marzo del año 1988 fundó la Sociedad Bolivariana de Cunaviche, al lado del conocido cunavichero adoptivo el Sgto. (r) José Asunción Corona y de un grupo de mujeres y hombres cunavicheros preocupados e interesados en el rescate y difusión del pensamiento del Libertador Simón Bolívar. En los años siguientes se desempeñó como Secretario General de esa institución.

Hacia finales de la década de los 80’ nos conseguíamos constantemente en reuniones Ordinarias y Extraordinarias en la Sociedad Bolivariana de Venezuela centro correspondiente de San Fernando de Apure con sede en la Casa de Bolívar ubicada en la calle comercio de la capital apureña, él como Presidente del Centro Bolivariano de Cunaviche, primero, y luego como Secretario General, y yo como Ex-Presidente del Centro Bolivariano de Achaguas. Ya para esa época Pancho se desempeñaba como Cronista Oficial de Cunaviche perteneciendo --por supuesto-- a la Asociación Nacional de Cronistas Oficiales de Venezuela (ANCOV). Es importante destacar que al momento de ingresar como miembro de la ANCOV era uno de los cronistas más jóvenes.

A partir de ese momento, el cronista apureño Pancho Rattia siempre asistió a Convenciones Nacionales Ordinarias y Extraordinarias de la ANCOV, en la cuales se dio a conocer ante todos los Cronista Oficiales de Venezuela por su jovialidad, su carácter entusiasta y ameno, por su recia personalidad y su constante interés demostrado por el conocimiento y defensa de la historia nacional. Como cronista asistió a las convenciones nacionales de Punto Fijo, Sanare, Araure, Mérida, Carupano, Barquisimeto, Maracaibo, Porlamar y otras tantas ciudades del país.

Entre muchas de las actividades culturales que desarrolló nuestro amigo Pancho Rattia dentro y fuera de Cunaviche por estos años, se encuentran las siguientes: En septiembre de 1990 asistió al Curso de Actualización de Problemas de Historia Económica y Social de los Llanos Venezolano-Colombianos (Siglo XVIII-XIX), auspiciado por la Universidad “José María Vargas”. El 12 de marzo de 1990 fundó la Biblioteca de Temas Bolivarianos con motivo del Bicentenario del nacimiento del Gral. José Antonio Páez, la cual llevaría el ostentoso nombre del cunavichero Gral. Rafael Márquez.

El 15 de febrero de 1990 fue designado como Coordinador de Cultura del Municipio Autónomo Pedro Camejo con sede en San Juan de Payara e inmediatamente fue investido como Cronista Oficial de dicho municipio, y para el 21 de septiembre del mismo año fue nominado Promotor de Bienestar Social del municipio Pedro Camejo, y como tal se vio involucrado en planes y proyectos favorecedores de su juventud y población en general.

En mayo de 1991 nos volvimos a encontrar en el II Seminario Nacional de El Llano y los Llaneros, organizado por la Universidad Nacional Experimental de los Llanos “Ezequiel Zamora” (UNELLEZ) en San Fernando de Apure y para ese mismo año fuimos co-fundadores del Centro de Estudios Histórico-Sociales del Llano Venezolano (CEHISLLAVE), con sede en la Casa de Bolívar de la misma ciudad en compañía de un grupo de inquietos apureños defensores de la historia local.

En mayo del mismo año 1991 participó en las Jornadas Universitarias Venezolanas y su Territorio: Venezuela en la Ultima Década del Siglo XX, auspiciadas por la Universidad “José María Vargas” y el Centro de Investigaciones Históricas de América Latina y el Caribe (CIHALC). Igualmente para el año 1991 incentivó los ex-alumnos del insigne maestro Cosme López Hurtado y logró obtener un busto de tan ilustre docente que fue develado durante las Fiestas Patronales de Cunaviche, celebradas entre el 25 y 30 de septiembre de dicho año.

Hacia fines de 1991 asistió como ponente al IV Congreso Internacional de Investigaciones Históricas en Barquisimeto, estado Lara. Para 1992 fundó la extensión Cultural UNELLEZ – Alcaldía de Pedro Camejo en Cunaviche, y participó en la XXI Convención Nacional Ordinaria de Cronistas Oficiales de Venezuela convocada por la ANCOV en Punto Fijo, estado Falcón, donde fue juramentado como Cronista Oficial del Municipio Pedro Camejo. Para ese mismo año asistió a la Convención Nacional Extraordinaria de Cronistas Oficiales de Venezuela organizada por la ANCOV en Sanare, estado Lara. En noviembre de 1992 volvimos a coincidir en la Jornada de Análisis y Reflexión sobre la Vida, Pensamiento y Obra del Libertador Simón Bolívar, planificada y organizada por la Zona Educativa en la capital apureña.

Para 1994 participó en la XXII Convención Nacional Ordinaria de Cronistas Oficiales de Venezuela planificada y convocada por la ANCOV en Araure, estado Portuguesa y para el mismo año asistió al Taller de Protocolo y Ceremonial del Estado bajo la Dirección de Educación y Cultura del Concejo municipal de El Hatillo, estado Miranda. En marzo del mismo año asistió al I Encuentro de Cronistas e Historiadores del Estado Apure, planificado, organizado y ejecutado por la Coordinación Regional de Turismo (CORATUR) y el Centro de Historia del Llano Venezolano (CEHISLLAVE) en la capital apureña. Dos meses después, en mayo, asistió al I Simposio sobre Historia Económica y Social de Venezuela auspiciado por la Dirección de Post-Grado de la Universidad “José María Vargas”, y a fines de ese mismo año participó en el III Congreso Nacional de Historia Regional y Local de la Universidad Católica “Andrés Bello”.

Corren los años, y nuestro amigo decidió trasladar su residencia de Cunaviche hacia Biruaca, y desde mediados de la década de los 90’, específicamente desde 1996, fue designado por la Ilustre Cámara Municipal de Biruaca como Cronista Oficial a honoren, y como tal, continuó con su labor investigativa y de asesoramiento a una gran parte de la población estudiantil biruaquense de Educación Básica, Secundaria y Superior.

En octubre de 1996 asistió al I Encuentro Regional sobre la Problemática Educativa del Estado Apure, auspiciado por la Universidad Nacional Experimental de los Llanos “Ezequiel Zamora” (UNELLEZ) en San Fernando de Apure, así como al VI Simposio Internacional de Historia de los Llanos Colombo-Venezolano, planificado y organizado por la Universidad Nacional Experimental “Rómulo Gallegos” (UNERG), la UNELLEZ y el CEHISLLAVE en la capital apureña durante el mismo mes y año.

Como cronista y difusor de conocimientos, publicó algunas de sus investigaciones en los tomos I y II de la Asociación de Cronistas Oficiales de Venezuela (ANCOV), relacionadas con los principales datos históricos de Cunaviche y Biruaca, respectivamente; así como también en revistas histórico-culturales y periódicos regionales utilizando para ello su conocida columna titulada “Lanza y Semblanza”. Así mismo, mantuvo por algún tiempo un programa radial cultural de corte histórico en la emisora biruaquense, “La Piraña”. En los últimos años de su vida se dedicó a la investigación de hechos y personajes históricos del municipio Biruaca.

Luego de más de 26 años de servicios ininterrumpidos en zonas rurales y urbanas del estado Apure, el 15 de mayo del año 2.000 recibió su merecida jubilación por parte del Ejecutivo del Estado Apure.

El 1º de agosto del 2004, la Lic. Carmen Hurtado Landaeta de Maica, Alcaldesa (E) del municipio Biruaca, firmó el Oficio que lo acreditaba como Cronista Oficial del Municipio Biruaca, cargo que venía desempeñando en forma honorífica desde 1996.

Hacia fines del año 2005 y casi todo el 2006 frecuentemente emprendíamos desde San Fernando y Biruaca cortos viajes a la ciudad de Achaguas, específicamente al Ilustre Concejo Municipal de esa localidad, él como Presidente de los Cronistas del Estado Apure y representante legal de ANCOV en estas tierras, y yo, como aspirante a desempeñar el cargo de Cronista Oficial del Municipio Achaguas.

Felizmente, dicho cargo salió a Concurso de Credenciales y este servidor, el martes 31 de octubre del 2006 en la Sala de Sesiones del Concejo Municipal de Achaguas, lo ganó en limpia lid. Los jurados del mismo fueron: Argenis Méndez Echenique (Cronista del Estado Apure), Pedro Pablo Olivares (Miembro del Centro Historia del Llano Venezolano (CEHISLLAVE), Esther Morillo (Directora de la Casa de la Cultura de Achaguas) y José Francisco Rattia Esqueda (Presidente de los Cronistas Oficiales del Estado Apure). El segundo lugar en dicho concurso lo obtuvo la ciudadana guachareña Prof. Luisa Martínez, siendo designada posteriormente como Cronista Adjunta.

El jueves 9 de noviembre del 2006 tomamos Juramento Legal los ciudadanos Elisur Emilio Lares Bolívar y Luisa Martínez como Cronista Oficial del Municipio Achaguas y Cronista Adjunta, respectivamente, ante el Presidente del Ilustre Concejo Municipal de Achaguas ciudadano concejal Jesús María Rattia. En el Acto de Juramentación me acompañaron los cronistas amigos, por el municipio Páez del Alto Apure: Aldo Donato Márquez y por el municipio Biruaca: José Francisco ”Pancho” Rattia Esqueda.

A partir de ese momento Pancho Rattia y yo estuvimos en constante planificación de actividades conjuntas que realizábamos como cronistas en nuestros respectivos municipios: Biruaca y Achaguas. Conjuntamente planificábamos, organizábamos y analizábamos (con comentarios y críticas) las ponencias que presentaríamos en diferentes Encuentros de Cronistas, Historiadores e Investigadores por distintos pueblos del estado Guárico, a saber: Guayabal, Camaguán, Calabozo, El Sombrero, Ortiz y Valle de La Pascua, entre otros. Además de ello, debo recordar que nuestro amigo Pancho fue en infinitas oportunidades Orador de Orden en diferentes actos de su vida pública en todos los pueblos apureños donde le correspondió cumplir su labor docente.

Pancho Rattia tuvo muchos amigos en toda Venezuela, y entre ellos se contaba el respetable y acucioso investigador, historiador y cronista barinés don José Esteban Ruíz Guevara. Es así como en octubre del 2007 coincidimos una vez más en la Casa de Bolívar de San Fernando durante el I Encuentro de Historiadores y Cronistas del estado Apure en el Homenaje Póstumo a José Esteban Ruíz Guevara, Ilustre Historiador y Cronista barinés, organizado por Sociedad Bolivariana de Venezuela centro correspondiente a San Fernando de Apure y el Centro de Historia de los Llanos Venezolanos (CEHISLLAVE).

En muchas ocasiones, Pancho junto a nuestro amigo y paisano-- de padres arichuneros-- el cronista por afición e investigador de la historia local sanfernandina Hugo Rafael Arana Páez, me acompañaron a varios eventos como foros y charlas que realizábamos en la población de Achaguas como parte de las funciones del Cronista Oficial del Municipio. Incluso, en alguna oportunidad se hizo acompañar a estos eventos por su hija Lina Elena, estudiante de Educación Integral mención Ciencias Sociales de la Universidad Nacional Experimental “Simón Rodríguez” (UNESR), núcleo Biruaca del estado Apure.

Como ejemplo de estos eventos realizados en Achaguas se pueden mencionar: el Foro “El pueblo como sujeto histórico en los procesos de libración. Los protagonistas silenciados: Indígenas, afroamericanos y heroínas venezolanas” en mayo del 2009 organizado por el Ministerio del Poder Popular para la Cultura y las Jornadas “Proceso de Estructuración de las Regiones históricas en Venezuela, Dificultades Políticas Territoriales de la emancipación Nacional y sus repercusiones en el Siglo XIX y las tres primeras décadas del Siglo XX” en julio del 2009 auspiciado por Ministerio del Poder Popular para la Educación Superior y la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV), ambos en la Casa de la Cultura “Carlos Guevara”.

Como conocedor de la historia local, regional y nacional, y como Cronista Oficial de los municipios Pedro Camejo, primero, y Biruaca, después, nuestro amigo Pancho Rattia mantuvo una incansable labor investigativa y de asesoramiento a una gran parte de la población estudiantil cunavichera, sanjuaneense y biruaquense en los niveles de Educación Básica, Secundaria, Superior y hasta de Post-Grado, y en tal sentido, por su casa de habitación desfilaron estudiantes de todas las edades en busca de su biblioteca particular y su palabra instructora, formadora y orientadora de docente experimentado con más de treinta años de servicio.

Lamentablemente, nuestro biografiado, fue víctima de una terrible enfermedad que lo venía asechando o amenazando desde hacía cierto tiempo, y finalmente falleció cristianamente, rodeado de sus familiares más cercanos y amigos en el Hospital General “Pablo Acosta Ortiz” de San Fernando de Apure el día miércoles 4 de noviembre del 2009 a las 9:00 p.m. Sus restos reposan en el cementerio municipal de la capital apureña.

José Francisco ”Pancho” Rattia, nuestro hermano y amigo Cronista se marchó con las notas sagradas de sus apuntes históricos y un entrañable amor a los pueblos de Apure sabiendo que algún día entenderemos la grandiosidad de nuestros patrimonios histórico-culturales… Paz y Reposo Eterno a su Alma…

Estuvo unido sentimentalmente con una dama oriunda de La Estacada población ubicada al sur de Mantecal-municipio Muñoz, doña Lucía del Carmen Alvarado con quien procreó dos retoños cunavicheros: Francis Lucía y Lina Elena Rattia Alvarado. Otras semillas que dejó nuestro amigo fueron: Dulce María Rattia y Candelario Soto en Puerto Páez, y Lina del Valle, en El Samán de Apure.

HE CUMPLIDO CONTIGO AMIGO.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Asociación de Cronistas de Venezuela (1995) El libro de los cronistas de Venezuela. Tomo I. Acarigua – Edo. Portuguesa. Ediciones MARAVEN, Filial de Petróleos de Venezuela. Edición con motivo de la Celebración del Centenario del natalicio de Enrique Bernardo Núñez, primer Cronista Oficial nombrado por una Municipalidad en Venezuela. Impresora Portuguesa C. A.

Asociación de Cronistas de Venezuela (2004) El libro de los cronistas de Venezuela. Tomo II. Villa de Cura – Edo. Aragua. Publicaciones de la Gobernación del estado Aragua. Impresión Editorial Miranda.

Currículum Vitae del Cronista Oficial del Municipio Biruaca José Francisco Rattia Esqueda. Mayo del año 2009.

Entrevista personal al Cronista Oficial del Municipio Biruaca José Francisco Rattia Esqueda. Junio del año 2009.

Instituto del Patrimonio Cultural (2007) Catálogo del Patrimonio Cultural Venezolano: Municipios Biruaca y Pedro Camejo. Caracas. Ediciones del Instituto del Patrimonio Cultural y del Ministerio de La Cultura.

MATUTE, Elisa, SOLORZANO, Nakary y Ana Rosa TOVAR DÍAZ (1998) Niño cunavichero: Aquí te ofrecemos la historia de tu pueblo. Conócela. Biruaca. Universidad Nacional Experimental “Simón Rodríguez” (UNESR). Tesis de Grado no publicada.

JULIO CÉSAR SÁNCHEZ OLIVO Y SU LABOR INVESTIGATIVA

Discurso leído en la Conmemoración Centenario del poeta apureño

don Julio César Sánchez Olivo

(21 de octubre de 1909 – 21 de octubre del 2009)

Achaguas -- estado Apure.


Elisur Emilio Lares Bolívar

Cronista Oficial del municipio Achaguas

Achaguas - Estado Apure.

Achaguas, 21 de Octubre del 2009


JULIO CÉSAR SÁNCHEZ OLIVO Y SU LABOR INVESTIGATIVA

Múltiples fueron las facetas que manifestó este distinguido apureño nacido en el hato Chaparralito, de la actual parroquia Guachara, del municipio Achaguas. Múltiples facetas --repito-- porque fue un llanero apureño que se destacó ampliamente como: investigador, cronista, poeta, compositor, ensayista, columnista, folklorista, llanerólogo, promotor social y cultural, radiodifusor, político e incluso hasta indigenista. Siendo, sobre todo, un apureño cien por ciento regionalista y amante de su lar nativo.

Aclaro primeramente, que los aspectos de la vida de este ilustre apureño que trataré en esta reseña serán sólo los de investigador y cronista. Selecciono sólo estos dos, por mi condición de Cronista Oficial del Municipio Achaguas. Sin embargo, antes de desarrollarlos, repasemos muy brevemente lo que fue su vida personal e intelectual.

Primeramente, podríamos afirmar que don Julio --con la ayuda de su madre, cuando un niño y luego un adolescente-- fue un completo autodidacta con una dilatada cultura que le permitió ocupar importantes cargos públicos, investigar, escribir y publicar significativas obras especialmente en el campo de la historia y las costumbres apureñas.

Segundo, en cuanto a su actividad cultural podríamos decir que en 1937 dio inicio a una incansable acción periodística que la llevaría hasta sus últimos años de vida. Fue fundador y colaborador de diversos periódicos regionales y nacionales a través de su columna “Camino Real” aparecida en 1941.

Su misma formación intelectual y su constante preocupación por los problemas generales y culturales de Apure, lo llevó a ser fundador, miembro activo, director y/o presidente de varias instituciones económico-sociales y culturales de esta región en el transcurso de toda su vida. Como ejemplo de ellas se tienen las siguientes: Asociación de Pequeños Criadores del Estado Apure, Asociación Regional Ganadera de Apure, Comité Pro-restablecimiento de las Vías Fluviales en Apure, Comité Amigos de Apure “María Josefa Salerno”, Comisión Editora de la Biblioteca de Temas y Autores Apureños, entre muchas otras.

En 1969 inició un Programa Radial dominical por la emisora sanfernandina “La Voz de Apure” titulado “El Apure de Ayer, de Hoy y de Siempre”, donde intentó demostrar --y lo logró-- que Apure sí tuvo un glorioso pasado cultural e histórico de alta talla. En 1975 publicó su poemario Por el Rumbo del Recuerdo, reeditado en 1978, donde presenta fielmente --a través de un verso recio-- las costumbres, hazañas y vivencias del llanero nato.

Pero… volvamos al primer punto de nuestra ponencia cuando decíamos que trataríamos sólo los aspectos de investigador y cronista que desarrolló don Julio sobre todo en sus últimos casi veinte (20) años de vida.

De 1970 a 1978 realizó una serie de investigaciones históricas de carácter biográfico, donde presentó la vida y obra de personajes como el padre Serafín Cedeño Castillo, los poetas Narciso Domínguez y Amadeo Garbi, los doctores Diego Eugenio Chacón, Alejandro Rivas Vázquez y su tío José Manuel Sánchez Osto, y el Sr. Carlos Rodríguez Rincones. Todos ellos, personajes que vivieron en San Fernando a principios del siglo XX.

Respetada audiencia como se darán cuenta, con la reseña de esta última información, ya vamos entrando paulatinamente a su actividad de investigador y cronista, y como tal, se dedicó a publicar decenas de trabajos de historia local, como señalaremos en las siguientes páginas.

En 1978 fue designado Cronista Oficial del Estado Apure, desde cuyo cargo emprendió una admirable labor logrando publicar 26 trabajos de investigación, los cuales buscaron básicamente dos propósitos: primero, demostrar que Apure había tenido una muy sobrada tradición histórico-cultural de alta talla, y segundo, exaltar el valor cultural de los hombres y mujeres de este estado.

Además, una característica muy particular de don Julio consistió en lo siguiente: a través de su Oficina de Cronista, difundió investigaciones de otros escritores reconocidos o no, quienes creyó que lo merecían.

En fin, como cronista continuó con la labor que venía realizando para dar a conocer personajes y hechos históricos significativos del acontecer cultural apureño, y es así como aparecen las biografías de Trina Omaira Salerno, Alejandro Rivas Vázquez, Clarisa Esté de Trejo, Rafael Márquez y Raimundo Fonseca, entre muchos otros, a través de las cuales Sánchez Olivo indirectamente demostró algunos aspectos histórico-culturales de las épocas vividas por ellos; reconstruyendo de esta forma, el pasado apureño.

Persistió nuestro personaje en divulgar la cultura y las tradiciones llaneras-apureñas a través de los siguientes trabajos: Bongos y canoas; Vaqueros y vaquerías en los llanos de Apure; y La langosta y la humareda. Relatos que constituyen recuerdos de acontecimientos muy conocidos por él, donde representa magistralmente los quehaceres del llanero apureño, quien “con virtudes admirables, conducta intachable y entrañable amor por su tierra, sabe enfrentar calamidades y ser superior a la reciedumbre del medio”. Como lo dijera el propio Sánchez Olivo en su folleto Vaqueros y vaquerías en los llanos de Apure.

Mención especial merecen tres investigaciones: La cultura y el desarrollo general de Apure, Valiosas edificaciones centenarias de Raimundo Fonseca, y San Fernando de Apure en 1922 y Sangrienta Batalla en sus calles el 20 de mayo del mismo año.

En las dos primeras, presentó una visión general de las actividades culturales sanfernandinas y el valor cultural-arquitectónico de viejas edificaciones, y en la tercera, describe y analiza el San Fernando de 1922 tomando en consideración los aspectos físico y cultural. Al final de la obra da a conocer los pormenores de la muerte del valiente general trujillano Waldino Arriaga Perdomo durante la refriega del 20 de mayo, acción de guerra dirigida contra el gobierno nacional del general Juan Vicente Gómez, acontecimiento considerado como tema principal en este importante evento.

Es importante destacar que todas estas obras de investigación histórica de don Julio César, han pasado a constituir parte del acervo cultural bibliográfico apureño, las cuales deberían ser consulta obligada y permanente para las nuevas generaciones apureñas.

Para concluir, se puede afirmar acerca de la labor intelectual de don Julio César, lo siguiente:

1 Como intelectual, múltiples fueron sus facetas: investigador, cronista, poeta, compositor, columnista, folklorista, llanerólogo, promotor cultural, radiodifusor, político e incluso hasta indigenista. Pero sobre todas las cosas, fue un apureño cien por ciento regionalista y amante de su lar nativo.

2 Conoció el llano apureño como la palma de su mano, lo cual le permitió narrar y describir sus costumbres con amor y pasión, y buscarle solución a sus múltiples problemas razonadamente.

3 Desde muy joven se propuso demostrar que Apure había tenido un glorioso pasado histórico-cultural, y lo demostró con sus trabajos de investigación, columna periodística y programa de radio.

4 Fue maestro y formador de nuevas generaciones de apureños dedicados a la investigación.

5 Sus obras de investigación histórica han pasado a constituir parte del acervo cultural bibliográfico apureño, las cuales deberían ser consulta obligada y permanente para las nuevas generaciones apureñas.

6 Es deber de todo apureño amante de su tierra, reconocer, resaltar y divulgar la tesonera labor que caracterizo a don Julio César en pro del rescate, conservación y difusión de nuestro patrimonio cultural.

7 Su nombre, vida ejemplar y méritos han traspasado las fronteras regionales, y hoy es reconocido a nivel nacional como un baluarte de nuestra Identidad Regional.

8 Para finalizar diré, que su labor de investigador y cronista fue, y es, ampliamente reconocida por personalidades e instituciones venezolanas, al punto que casi al final de su vida, fue designado Profesor Honorario de la Universidad Nacional Experimental “Simón Rodríguez”, Miembro correspondiente de la Academia Venezolana de la Lengua, en representación del estado Apure y Miembro correspondiente de la Academia Nacional de la Historia, en representación de este mismo estado.

Don Julio falleció el 22 de abril de 1988 en la ciudad de Maracay cuando aún no había cumplido los 79 años de edad. Sus restos reposan en el viejo cementerio de San Fernando de Apure. Hoy día, una avenida de la urbanización Los Tamarindos de San Fernando de Apure, y varias bibliotecas públicas y privadas de la región llanera llevan su nombre.

Voy a finalizar mi intervención, parafraseando un pensamiento anónimo que recogí en el conocido Blog: “Fuego Cotidiano”, el cual dice más o menos así:

“Leer las obras histórico-literarias de don Julio César Sánchez Olivo es reencontrarse con UNO de los excelsos valores de la tierra llanera apureña” Anónimo.

El apureño Manuel Mendible Zurita, afirmó en una oportunidad:

“Julio César, amó al llano y a su tierra con pasión, luchando por mejorar el vivir del Apureño”


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

HERNÁNDEZ GONZÁLEZ, Felipe (2008) Presencia de Julio César Sánchez Olivo en Valle de La Pascua. Ponencia publicada en www.fuegocotidiano.blogspot.com.

LARES BOLÍVAR, Elisur Emilio (1987) Cronología Vital de Julio César Sánchez Olivo. Caracas: Miguel Ángel García e hijo Impresores. Publicación Nº 3 del Cronista del Estado. Colección Biblioteca de Historia Apureña.

LARES BOLÍVAR, Elisur Emilio (2005a) Algunos escritores apureños. Caracas. Ediciones del Ministerio de la Cultura y el CONAC. Editorial el perro y la rana.

LARES SANTANA, Ángel Emilio (2009) Un guachareño cronista, y su labor admirable. Biruaca–estado Apure. [Ponencia presentada en la Conmemoración de los 87 años de la Batalla del 20 de mayo de 1922 en San Fernando de Apure dentro del marco de la Celebración del centenario del natalicio de Don Julio César Sánchez Olivo (1909–2009). Biruaca miércoles 20 de mayo del 2009]. 5 p. (PONENCIA).

MÉNDEZ ECHENIQUE, Argenis (1992) Sobre Julio César Sánchez Olivo. San Fernando de Apure: Ediciones de la Coordinación de Postgrado del Vice-Rectorado de Planificación y Desarrollo Regional de la UNELLEZ - Apure.

SÁNCHEZ OLIVO, Julio César (1984) Vaqueros y vaquerías en los llanos de Apure. San Juan de los Morros. Publicación Nº 26 del Cronista del Estado. Editorial los Llanos.

SÁNCHEZ OLIVO, Julio César (1987) San Fernando de Apure en 1922 y Sangrienta Batalla en sus calles el 20 de Mayo del mismo año. San Fernando de Apure. Publicación del Ejecutivo del Estado Apure en la Celebración del Bicentenario de la Fundación de la Capital Apureña. Editorial Cultura SRL. San Juan de Los Morros – estado Guárico.

SÁNCHEZ OLIVO, Julio César (1988) Crónicas de Apure. Caracas. Colección El Libro Menor, N° 125. Academia Nacional de la Historia. Italgráfica S.R.L.

viernes, 22 de enero de 2010

El Anaformismo...averiguando sobre las técnicas usadas en el lenguaje plástico

Blanca Allegra


La palabra anaformismo, podríamos confundirla o relacionarla erróneamente, citando frases que leí en la web...”no se trata ni de diagnóstico traumatológico, ni de software, ni de colores predeterminados”...

Siempre hemos sabido del uso de variadas técnicas para engañar al ojo y lograr efectos visuales, también llamados “trucos” usados en el arte para lograr en un plano bidimensional: ( alto y ancho) como una pared, una acera, un block, formas o imágenes tridimensionales, es decir, que contengan las tres dimensiones (alto- ancho y profundidad). Así nació la perspectiva.


El anaformismo es una técnica muy usada por los artistas, en especial pintores, diseñadores, fotógrafos , en el cine y particularmente por artistas gráficos y urbanos, consiste en crear ilusiones ópticas, logradas a través de la perspectiva, donde el artista plasma una imagen conocida, real o no, que aparentemente se presenta distorsionada o deforme, ambigua, reversible, quizás sin sentido, logrando cautivar y al mismo tiempo confundir el punto de vista del espectador y que este a su vez puede apreciar o descubrir, revertiéndola a su forma convencional, luego de observarla detenidamente, o desde otro ángulo visual o a través de métodos no convencionales, como un espejo curvo.
De ello se entiende que en el uso de esta técnica, el artista concientemente plasma imágenes distorsionadas que son conocidas o reales, reversibles, precisamente para que en el proceso de reversión, que se producirá en la mente del espectador, este último reconozca la imagen y la revierta a su estado convencional o real. Se trata pues de una Metáfora, sobre la cual trabajan los artistas plásticos, que en conjunción con el uso de elementos de expresión plástica (líneas, colores, valores o texturas) y su imaginación, serían como el equivalente a las palabras en ese lenguaje plástico universal.Históricamente en base a ese “mensaje subliminal” que conllevan, sus usos por los artistas en general, ha sido entre otros como diversión, espionaje, publicidad, política.Muchos hemos recibido correos electrónicos con los trabajos de artistas que han usado esta técnica. En muchos casos se refieren a ella como un procedimiento matemático, lógicamente por su relación con la perspectiva visual, que tiene su base en la geometría . También es conocida como perspectiva deformada.


En el Cine, es usada con ejemplos como el Cinema Scope, en el que mediante lentes anamórficos, se registran imágenes comprimidas que producen una pantalla ancha al ser descomprimidas durante la filmación. Películas en las que se usó esta técnica están: The Robe, dirigida por Henry Koster, y la película española “La Túnica Sagrada”.
En Wikipedia, cito el uso de esta técnica en pinturas famosas : .”..El cuadro de Los Embajadores de Hans Holbein el Joven contiene a los pies de la tabla la anamorfosis de una calavera, como ejemplo de vanidad.

Está pintada de manera que sólo podemos reconocerla con una vista rasante.

Para corregir la deformación y poder observar la calavera sin la utilización de un medio informático, nos podemos valer del dorso de una cuchara. De manera que el reflejo sobre la superficie curva y reflectante de la cuchara, corrige el efecto de la perspectiva en la pintura.
Cuadro de los embajadores donde se puede observar la anamorfosis de la calavera. Uso de una cuchara para corregir la deformación.”


Entre los artistas gráficos, resalta por su ingenio y expresividad M. C. Escher, que fué un artista holandés, conocido por sus grabados en madera, xilografías y litografías, que tratan sobre figuras imposibles, y mundos imaginarios, basados como el mismo lo describió en imágenes circundantes e imágenes interiores. Se consideraba más un matemático, por su pasión a la geometría y a la perspectiva.
En la web se hace referencia a muchos ejemplos de artistas urbanos, cuyas obras tienen en común que fueron hechas para el aprecio de todos, en lugares públicos, poniendo a las personas en contacto directo con el arte y donde generalmente el transeúnte la observa deforme o ambigua, plana, pero al ser observadas desde el ángulo de quien toma las fotos parecen emerger del suelo o estar sumergidas en él. Entre ellos están:


Eduardo Relero es un artista argentino de Rosario que reside en España, donde realiza en el suelo de distintas ciudades dibujos anamórficos con temas satíricos o de crítica social. Kurt Wenner, artista norteamericano, trabajó para la NASA, vive desde 1982 en Italia, su particular estilo es el figurativo neoclásico . Julian Beever artista britanico dibuja escenas anafórmicas con tiza en las aceras, distorsionadas que al caminar por la calle se ven con la perspectiva correcta y toman su estado final.

miércoles, 20 de enero de 2010

EL HATO APUREÑO: ASPECTOS SOCIO-ECONOMICOS Y CULTURALES

Hugo Rafael Arana

Miembro investigador del Centro de Estudios Histórico-Sociales del Llano Venezolano.

Hugoarpa24@hotmail.com.

Fotografías: Arturo Álvarez D'Armas


INTRODUCCIÓN:


En el presente texto se hace referencia a lo que es el llano apureño, asimismo a la más importante institución socio-económica del Estado Apure; como es el hato ganadero, sus instalaciones. También se hace énfasis en las repercusiones que tienen las estaciones (invierno y verano) en las labores que realizan los peones de hato en esas épocas; de igual manera se describen los oficios que el llanero realiza de acuerdo a su edad; por otra parte se destaca la importancia de las queseras como unidad de producción y por ultimo como ha evolucionado el uso de los utensilios, modas y costumbres del peón de hato apureño de principios del siglo XX y los cambios ocurridos actualmente.


PRIMERA PARTE

1. ¿QUÉ SON LOS LLANOS?

Son una planicie ilimitada que va a parar a un horizonte alejado y agrandado a medida que se avanza, interrumpida a veces por grupos de árboles denominados “Matas”. En las riberas el bosque se prolonga siguiendo el curso de estos , llamados bosques o selvas de galería, haciéndose un poco mas espeso por causa de la humedad; pero salvado ese bosque, continua la sabana interminable, reverdecida en la época lluviosa o amarillenta y tostada en verano (sequía).
Un buen sabanero conoce los parajes donde se encuentran determinados ganados y bestias, donde acostumbran beber, sestear y majadearse para dormir; dónde se refugian en la estación de sequía y adonde los lleva su instinto para guarecerse de los rigores de las copiosas lluvias. Sin un aprendizaje metódico, el peón de hato apureño, no obstante lleva en su mente una fotografía de la sabana y con precisión localiza los animales que en ella se encuentran.

Llanero.LaNegra, estado Guárico.

2.¿QUÉ ES UN HATO APUREÑO?

En el castellano clásico es una porción de ganado mayor o menor (bueyes, vacas, ovejas, cabras, carneros9. de ahí pasó a significar la hacienda de campo o finca destinada a la cría de ganado. Rómulo Gallegos en Doña Bárbara, describe el hato de “Altamira” en el momento de la llegada de Santos Luzardo a la fundación.
Una casa grande, de bahareque y tejas, torcidas las paredes, despatarradas las techumbres, de zinc la de los corredores que la rodeaban, con un palenque (Valla o estacada de madera o sitio cercado) por delante para defenderla del ganado y algunos árboles por detrás , en lo que se denomina el patio , no muy altos , pues el llanero no los consiente cerca de sus viviendas por temor al rayo; al fondo, la cocina uy unas piezas destinadas a almacenar las yucas, topochos y frijoles que producían los conucos para el consumo del personal; a la derecha el caney sillero y los que servían de dormitorios de la peonada y entre éstos y aquél, la tasajera , donde se secaba al aire y al sol, pastos de las moscas , la carne salada; a la izquierda , las trojes (trojas) donde se depositaba el maíz en mazorcas, el totumo y el merecure del gallinero, los botalones de tallar sogas, las majadas, las medias majadas y corralejas y finalmente , el chiquero de los marranos , esto era el hato de Altamira . Una fundación primitiva, asiento de una industria rudimentaria y abrigo de una existencia semibárbara en medio del desierto.
El hato es típica institución llanera y para tener legítimamente ese nombre debe llenar una serie de condiciones. La Ley de Llanos del Estado Apure, del 26 de mayo de 1937, establece en su artículo 114.
Las posesiones de los criadores se dividen en hatos y fundaciones. Los primeros son los que consten de dos mil quinientas hectáreas de terreno en adelante y contengan más de dos mil reses y las segundas, las que no lleguen a estas cantidades.

2.1. Descripción de un hato apureño (Hasta mediados del siglo veinte)
Consta un hato de tres elementos principales; casa para vivienda, corrales para trabajar y una cerca o alambrado para resguardar las escasas siembra indispensable al abastecimiento de las necesidades del hato, es decir, el pan junto con algún potrerito destinado a los animales, especialmente las bestias que en algún momento no conviene liberar del todo en la sabana, pero sufrirían bastante encorraladas.
Muchos llaneros al fundar un hato, su primera preocupación es el conuco, pues de allí han de proveerse del pan. Primeramente el topocho. Un buen topochal es base segura de abundancia y abastecimiento en la casa. Asimismo suele cultivarse yuca, maíz, frijoles, ñame, auyamas, batatas y otras verduras. Dicha preocupación es muy natural, pues ha de saberse que todos esos artículos son escasísimos en sus regiones, porque no es allí la agricultura, sino mas bien una necesidad urgente. Se cultiva en los hatos para no verse constreñidos a comer carne sola.

2.1.1. La casa o casas para vivienda.
Por lo regular se construye un ranchón, sacando de él uno, dos o mas cuartos para servir de abrigo al dueño, la familia, el mayordomo. La horconadura debe ser madera de corazón por resistir mejor la acción corrosiva de la humedad y del comején, la madera del techo ha ser también de buena calidad y resistente. Este ranchón se cubre con paja, palma, teja o zinc.
Aparte pero no muy distante se construye otra casa para servir de cocina, despensa, almacén, deposito de los enseres propios del hato y en otro lugar un gran caney para albergue del peonaje. La razón de estas construcciones así separadas, es por si acaso la candela prenda y se desarrolla en una de ellas, puedan ser salvadas las demás edificaciones y también para defenderlas aisladas de los animales por medio de empalizadas y palo a pique.
Actualmente se emplea el zinc o hierro acanalado de mucha mas facilidad y rapidez para techar; así como mas ventajoso y mayor seguridad contra el fuego. Anteriormente se prefería la teja, por cuanto, el insoportable calor o frío, según haya Sol o lluvia, son muy desagradables y perjudiciales a la salud.

2.1.2. Los Corrales
Representan en el hato el éxito y seguridad de los trabajos, bastante se extreman las medidas tomadas en la selección del terreno, el cual debe ser alto, duro y seco; asimismo tomaban en cuenta los hateros, la distribución, el numero y la solidez de su construcción. Desde el corte de las maderas, el cual generalmente se hacía en los menguantes de los últimos meses de la estación lluviosa, por ser época de menos ocupaciones en trabajos de sabana y que además presentan mayores ventajas para el transporte de la madera por los caños todavía llenos y las sabanas inundadas y por estar menos aguados los árboles, facilitando la clavada o enterrada. Asimismo se facilitaba la disposición de los varios corrales que constituirían seguro encierro de los toros y caballos cerreros.
En el verano ventea en el llano intensamente, casi siempre de Este a Oeste; hacia este lado de la casa es donde se plantan los corrales para evitar verla envuelta en la gran polvareda levantada mientras se trabaja.

2.1.3. La Majada y la Corraleja
El corral principal es la Majada, destinada al encierro, regularmente colocada en el medio de todos y en comunicación con esta se construyen tres, cuatro, cinco o mas los corrales de aparte y la Corraleja (corral largo y estrecho para trabajar con toros que por su bravura es mas conveniente enlazarlos desde afuera, de allí que la Corraleja sea muy estrecha. Según las necesidades y la clase de trabajos que se practican. La Majada debe estar construida sólidamente y a la vez debe tener suficiente extensión, destinada como está a encerrar grandes masas de ganado, sobre todo novillos. Casi siempre de palo a pique, es decir, de troncos de madera bastante gruesos, profundamente enterrados (sesenta a ochenta centímetros), muy cerca unos de otros, casi juntos. Este paloapique se interrumpe con algunos tramos que van a servir de escapatoria o burladero cuando alguien se ve perseguido por alguna res enfurecida. En un ángulo de la Majada, donde se colocan los mirones y los llevaderos de la cuenta del trabajo, se clava el botalón eje y base de todas las maniobras. Consiste en un tronco de madera de corazón muy grueso, enterrado lo mas profundamente posible por un extremo., terminando el otro extremo al aire en una horqueta a objeto de pasar y apoyar la soga con la cual se enlaza la res a trabajar.

2.1.4. ¿De qué material se construyen los corrales?
Normalmente en épocas pasadas los corrales se hacían de paloapique, construidos con gruesos troncos clavados en la tierra, uno al lado del otro, se usaban para estos fines maderas de: Corazón, resistentes a la humedad y a la acción de los insectos (Masaguaro, Congrio, Mora, etc.)
En los lugares donde abunda la palma llanera como en el Guárico, se usaban los corrales llamados de tramo. Estos se fabricaban con troncos de palma dispuestos horizontalmente, uno encima del otro y alternados en las puntas, donde se clavaban a ambos lados dos troncos fuertes de la misma palma para mantenerlos en la posición adecuada.
Por ultimo existe un corral mas económico y fácil de construir , llamado “Corral de varas”, por cuanto, es hecho con varas o troncos de ramas , que por supuesto es un material mas delgado, liviano y menos resistente , el cual se utiliza como corral para ordeñar vacas mansas.

Llaneros con ganado. La Negra, estado Guárico.

3. LAS ESTACIONES Y LOS TRABAJOS DE LLANO EN LOS HATOS APUREÑOS

3.1. En verano (enero-abril)
Se identifica como la época de sequía; transcurre este lapso entre los meses de enero hasta abril, cuando comienzas las primeras lluvias. En esos meses el trabajo en los hatos apureños se circunscribe al Trabajo de bestia (amansar el ganado caballar), Queseras (ordeño y elaboración de quesos de cincho), Moliendas de azúcar o caña dulce (trapiches), para elaborar las panelas, la melcocha, el batido y la madrina. Reparar instalaciones (Líneas, potreros, viviendas, etc.).

3.2. “Entradas” y “Salidas” de aguas
En las “Entradas de aguas” o “Creciente” (aproximadamente desde el 15 de mayo en adelante) y en las “Salidas de aguas” o “Bajante” (aproximadamente desde el 15 de noviembre) se hacen trabajos como: Recolección de hatajos, Dar el pique, Sabanear, Vaquear, Vaquerías, parar Rodeo, Aparte, Hierra, curar reses, Castrar toros, Encierro, Pastoreo, Descornar reses, Velar el ganado, Trasladar ganado (Cabestreros), Limpieza de conucos, señalar becerros. También algunos se dedican a castrar colmenas.

3.3. Invierno (Junio a septiembre)
Se caracteriza esta fase porque se inicia el periodo de intensas lluvias en todo el territorio apureño. Corresponde a los meses de junio a septiembre; es la época en que los peones de hato ejecutan tareas como: Desmontrencar queseras, Ordeño, Trabajo de queseras, Corte de maderas (estantillos), Remiendo de líneas y chiqueros (becerros y cochinos), Desmalezar potreros, construir nuevos corrales. Otros pasan los días tocando arpa, cantando, bebiendo aguardiente y meciéndose en un chinchorro.

4. LAS EDADES DEL PEON DE HATO APUREÑO Y SUS TRABAJOS

4.1. De siete a doce años
Desde muy temprana edad, siendo niño el futuro peón de hato, comienza a realizar tareas como: Becerrero, Aguasilador (Aguador, cargador de agua en taparas o baldes), Arreador de burros, Alimentar a los animales (gallinas, patos, Guineos y pájaros del hato), Pastorear becerros, Portero (Puertero), Artesano.

4.2. Adolescente (De doce a cuarenta y cinco años)
Cuando el joven ha dejado de ser niño , asume tareas más exigentes y de mayor responsabilidad , por supuesto, acordes con su desarrollo, que se inicia con la transformación de niño a hombre; es decir, el niño va adquiriendo conocimientos que le van moldeando su personalidad y que por lo tanto puede ejercer oficios como: Cabestrero, Ordeñador, Sabaneador, Picador de vacas, Velar el ganado de noche, Pastorear en sabana abierta, Herrador, Cimarroneador, Maneador, Revisor, Garrochero, Bestiero, Cabestrero, Amansador, Enlazador (Debe ser buena soga), Contrapuntero, Culatero, Castrador de toros, Saber tirar el ganado a los pasos (Ríos o caños), Soguero, Coleador, Saber bestiar.

4.3. Maduro (cuarenta y cinco años en adelante)
El peón de hato apureño al llegar a esta edad sigue desempeñando labores útiles en el hato, por supuesto, acordes con su edad, tales como: Quesero, Picador de vacas, Aguasilador (Aguador, cargador de agua en taparas o baldes), Arreador de ganado manso, Pescador, Mayordomo, Artesano, Cocinero (Caqui), Conuquero (Agricultor) Fuente. También se ocupa en cantar, tocar algún instrumento musical y a contar leyendas (cuentos de aparatos, fantasmas, aparecidos, entierros), asimismo se ocupa de referir sus vivencias y experiencias en las sabanas, caños, lagunas y ríos apureños y por ultimo también se dedica a la artesanía (elaborar silletas, totumas, paletas, pilones, manos de pilón, trompos, etc.)

5. EVOLUCIÓN DE LOS UTENSILIOS DEL PEÓN DE HATO APUREÑO
O como se ha dado el proceso de transculturización del hombre de caballo soga y toro.

5.1. Porsiacaso o Macuto
Es una especie de macuto o bolso elaborado en fique, donde cargaba el bastimento (un trozo de tasajo -carne seca salada, preferiblemente cecina- una mascada de tabaco o chimó, un trozo de panela, queso, casabe, fósforos, un cabo de vela, un tabaco, una estampa o cromo de un santo milagroso, una botella de ron, aguardiente o anís. En nuestros días, ese hombre de a caballo, soga y toro, carga un bolso, también llamado morral o mochila marca “Wilson”, donde llevan por bastimento (ahora refrigerio) unas galletas de soda, Doritos, Cocosette, una lata de atún, diablito o de sardina, una caja de cigarrillos, un reproductor de CD (Discman) o un MP3 y unos cuantos Discos compactos (“CD”) y de bebida una botella de Whisky.

5.2. Sombrero
Generalmente el peón de hato apureño para taparse de la acción de los rayos del Sol y de la lluvia, utilizaba un sombrero pelo e´guama o de cogollo de palma. Ahora usa una gorra o cachucha con el logo Yanquis de New York, los Medias Rojas de Boston, los Indios de Cleveland, etc.; ni siquiera dicha prenda es de los Magallanes o de los Leones del Caracas.
5.3. Caballo Nuestro peón de hato apureño usaba un caballito criollo, de esos que trajo el conquistador, pero muy halador, nadador y rápido; entrenado para evadir el cuerno asesino de un toro cimarrón (enmatado). Aunque todavía para ejecutar las faenas de vaquería en Apure, se utiliza este noble animal. Sin embargo algunos peones (sifrinos) utilizan para el arreo bicicletas (montañeras) y hasta motocicletas.

5.4. Cuchillo
Hasta finales de la década de los años cincuenta, el llanero apureño de toro, soga y sabana utilizaba un cuchillo llamado “Punta e´lanza” (muy filoso), de aproximadamente treinta centímetros de longitud, con una hoja en forma de lanza (de ahí su denominación) de veinte centímetros de largo y de diez centímetros de cacha (empuñadura). Ahora algunos de estos peones, utilizan una navaja importada marca “Victorinox”, con su emblemática cruz blanca, la cual es empleada por el ejército suizo.

5.5. El Cacho
A ese hombre de a caballo no le faltaba un cacho (similar al que lanzó Florentino en el medanal cuando se topó con el maligno) para beber agua o en su defecto una hoja de uvero, la cual doblaba para hacer un cucurucho (similar a los vasitos cónicos de cartón de los bebederos de agua). Ahora en vez del cacho o de la hoja de uvero, algunos peones utilizan una cantimplora, similar a la de los exploradores o “Scouts” o sino cargan su botellita de agua, esas de envase de plástico, por supuesto altamente contaminantes, por no ser biodegradables.

5.6. Faja, correa o cinturón
La faja era una correa de cuero de diez centímetros de ancho, la cual se colocaba por encima del pantalón para ajustarlo a la cintura. Poseía una cartuchera donde se colocaban los capsulas del revolver o los cartuchos para la bácula, según fuera el caso. Un monedero donde guardaban las “Morocotas” (dólar de 31,1 gramos de oro Ley 999,9) o los “Pachanos” (moneda de cinco bolívares o “fuerte” de oro, acuñado en tiempos de Guzmán Blanco) , también algunas monedas de plata de dos bolívares, llamadas “Pesetas”. Asimismo la faja poseía una funda para colocar el revolver y un adminículo para colocar la vaina para el machete o para el “Punta e´lanza”. Ahora esa faja o cinturón ha sido reemplazado (en muchos casos) por los llamados “Koalas”.

5.7. Vestuario
Los pantalones del peón de hato llegaban hasta cinco centímetros mas abajo de la rodilla, eran elaborados en “dril” o en su defecto de tela de sacos de harina (preferiblemente de la marca “Harina Pilsbury”). Estos pantalones lo llamaban “Chucutos” (para indicar que eran cortos, que por extensión, se aplica esta palabra a trabajos o pagos incompletos; por ejemplo. La maestra dice al alumno: Ese trabajo esta chucuto o fulanito me pagó chucuto). Por camisa utilizaban una franela de algodón, blanca y mangas tres cuartos o en su defecto una especie de camisa (blanca) de tela de algodón, sin mangas, llamada “Cotona”. Esta vestimenta facilitaba las rudas tareas de sabana, por cuanto era más fresca y el peón tenía mas libertad en la ejecución de los movimientos. Actualmente utilizan por pantalón un “Blue Jean “(ahora lo llaman “Jean”, de marca reconocida como: “Wrangler”, “Levis” o “Lee” y preferiblemente importados). La camisa que ahora utilizan nuestros peones, es una camisa importada a cuadros, manga larga, marca “Wrangler”. Por calzado, los peones de hato utilizaban unas alpargatas de planta de suela de cuero y capellá de pábilo o si no descalzos. Ahora emplean unas botas de cuero marca “Loblan”: Con este atuendo, pareciera que nuestros peones van a un “Rodeo” norteamericano y no a realizar un trabajo de vaquerías.

Canoero en el río Portuguesa

5.8. Cobija de pelo
A nuestro peón hasta finales la década de los años cincuenta no le faltaba una buena “cobija de pelo” , la misma era elaborada en legitima lana natural , la cual les brindaba calor y los mantenía sequítos en medio de un chubasco o un chaparrón llanero. Ahora nuestro peón de hato utiliza una chaqueta de alguna afamada marca, similar a las que usan los Coach del béisbol, del Básquet o como las que utilizan los estudiantes de liceo de Estados Unidos (high School) o de alguna reconocida universidad norteamericana, donde se observa el logo “UCLA” (aunque nuestro veguero, ahora transformado en “vaquero” ni siquiera sepa que significan esas siglas). Pero por si acaso alguno está interesado en saberlo se lo voy a aclarar, UCLA significa Universidad de la ciudad de Los Ángeles.

5.9. Instrumentos musicales
Tampoco le faltaba a nuestro peón de hato una bandola o un cuatro y un par de maracas, las cuales eran muy fáciles de transportar y que le garantizaban alegrarse cuando estuviera “velando el ganado” o para improvisar un alegre “Parrando”. Hoy en día no es necesario cargar estos instrumentos, por cuanto ahora ese hombre de toro, soga y caballo, habla de “sonido”, para referirse a esos adminículos electrónicos con los que se animan las riñas de gallos, los bailes en el hato o en los caseríos y en los toros coleados. Actualmente dicen estos llaneros: ¡El Parrando va a está bien bueno, no jile, porque el sonido es calidá!

5.10. Uso del chinchorro
A ese hombre de sabana no le faltaba un buen chinchorro de moriche, guaralillo, un par de mecates o colgaderos y un mosquitero o pabellón. Ahora son capaces de colocar una cama en la sabana, por cuanto, los chinchorros y que los marean o sino tal vez duerman en una carpa o en un saco de dormir.

5.11. ¿Cuál era la maleta del peón de hato apureño?
Dicen que por la maleta se saca al pasajero, pero nuestro hombre de a caballo no le faltaba por maleta una “Capotera”, era una especie de saco (por eso algunos llaneros la llamaban “Saco maletero”, la cual era elaborada en una tela muy resistente llamada “Cretona”, “Crehuela” o “Liencillo” esta Capotera poseía dos aberturas o bocas en ambos extremos, que se cerraban ajustando una cuerda. Allí guardaba una linterna, dos mudas de ropa, dos calzoncillos, el chinchorro, el mosquitero y los colgaderos. A veces cargaba un par de alpargatas nuevas para estrenarlas en un Parrando. Esa Capotera la colocaban detrás de la silla, es decir, en la grupa del caballo. Ahora no ocurre así, por cuanto, nuestro peón de hato carga un maletín o bolso, posiblemente “Made in China”, con cierre o cremallera y por chinchorro hay quienes utilizan una carpa (importada) o un saco de dormir y por calzoncillos un par de boxers.

5.12. ¿Con qué espantaban la plaga los peones cuando les tocaba dormir en la sabana?
Ese hombre recio del llano, hacía como el famoso bandolero calaboceño Nicolás Ochoa o “Guardajumo”, quien al atardecer recogía bosta que hubiera por allí y unos trozos de madera seca o “chamizas” y prendía la candela o lo que los llaneros llaman “Hacer un humo” (de allí su apodo de Guardajumo), hecho esto , se acostaba a dormir tranquilamente. Ahora se untan una loción repelente contra la picadura de insectos o sino un repelente en forma de espiral (“Plagatox”).



5.13. El Perro
Tampoco le faltaba un fiel perrito, criollo pero bien entrenado. Estos animalitos eran buenos nadadores, cazadores y mejores centinelas. Generalmente sus nombres eran: “Amigo”, “Corazón”, “Echa palante”, “Sute”, “Chucuta”, entre otros; por cierto, no requerían de muchos cuidados, ni mimos. Ahora sus nombres son: “Rocky”, “Tarzán”, “Lassie”, “Bobby”, “Depredador”, “Terminador”, “King”, “Pluto” y hasta “Beethoven”. Amén de ser animales con Pedegree, es decir, no un perro cualquiera sino de razas reconocidas; como: “Pitbull”, “Rock Willer”, “Pastor Alemán”, “Doberman”, “Golden Retriever”. Por cierto un amigo me decía, que esos son perros de marca, queriendo decir de raza. Amén de esos extraños nombres hay que prodigarles cuidados extremos como: bañarlos, desparasitarlos, vacunarlos, pasearlos, llevarlos a las academias, a las peluquerías y alimentarlos con buena comida.

6.¿POR QUÉ LAS QUESERAS EN LOS HATOS APUREÑOS?

La utilidad de las queseras en los hatos apureños, obedece a dos razones: Una para producir el queso o la leche y otra como un medio de reducción y amansamiento del ganado, en su mayor parte cerril. En Apure la instalación de queseras se ve favorecida por la abundancia y diversidad de los pastos, que contribuyen a la reproducción de las crías. También porque las sabanas cálidas y abiertas son refrescadas por una perenne brisa; asimismo la presencia de caños, lagunas y abundantes y majestuosos esteros que contribuyen a favorecer los brotes de “Lambedorales”, “Corocillales”, “Arrocillales”, “Gamelotillales”, “Carreterales”, así como extensos hierbazales de paja del “Pará”, “Paja peluda” y una yerbita muy fina que se produce en los alrededores de las fundaciones y casas, conocida con la denominación de “Paja Guzmanera”. Todas estas yerbas son extremadamente importantes en la producción de leche y grasa. Pero también en los bosques o “Matas” donde se refugian las reses, que a la sombra de estos “Matales” los animales encuentran guasima, samán y algarrobo, entre otras especies.

6.1. El Ojeo
Trabajar de “Ojeo” dicen los llaneros es salir a la sabana con los “Madrineros” con objeto de reducir novillos, toros o vacas paridas u horras. Es indispensable que el ganado espere, que no huya ante la presencia de los madrineros, para apartar de estos las reses solicitadas.

6.2. Escasez de queseras en Apure
Según opinión de Fernando Calzadilla Valdez, la escasez o el abandono de la explotación de esta industria, él la atribuía a la carestía de la sal y la forma de negociarla

CONCLUSION:

En las relaciones socioeconómicas y culturales del peón de hato apureño, se ha dado un manifiesto proceso de transculturización, el cual se ha caracterizado por la difusión o infiltración de complejos o rasgos culturales de una a otra sociedad, es decir, esas influencias han sido unidireccionales, de allá para acá. Este hecho se ha dado por contacto entre dos culturas de diferente grado de evolución. En esa relación ha predominado el modo de conducta de la cultura mas evolucionada (foránea), absorbiendo a la que es menos avanzada, puesta de manifiesto en la pérdida de la idiosincrasia llanera o desaparición de la llaneridad.
De lo anteriormente expresado se infiere que el llanero se ha ido divorciando de sus raíces; con la lamentable perdida de los valores de pertenencia e identidad. En ese sentido la intención de este trabajo es defender el gentilicio llanero y que sea una propuesta seria, orientada a enfrentar esos patrones ajenos a nuestra cultura, que únicamente responden a los intereses de la Sociedad de consumo (Consuma y no piense). Porque detrás de esa vestimenta y estilos de vida, operan poderosas corporaciones transnacionales; que no les conviene que nuestros peones de hato utilicen sus ancestrales alpargatas, las cotonas, la faja, los pantalones chucutos, hechos con liencillo, cretona o crehuela o una franela blanca de algodón; vestuario mas económico y adaptado a las condiciones ambientales de nuestro medio; sino que utilicen modas y patrones de conducta ajenos a la realidad apureña, pero que generan sustanciales ingresos a dichas corporaciones.

FUENTES:

ACOSTA S, Miguel Materiales para la historia del folklore en Venezuela, Archivos Venezolanos de Folklore. Instituto de Antropología e Historia, Facultad de Humanidades y Educación, Universidad Central de Venezuela, Caracas, 1967, Págs. 569.
CALZADILLA, Fernando Por los llanos de Apure. Vásquez y Asociados, Héctor Pérez Marchelli Editor, Talleres Cromotip, Caracas, 2006, Págs.347.
GALLEGOS, Rómulo Doña Bárbara, Biblioteca popular venezolana, Nro. 100.
Cantaclaro, Colección libros Revista Bohemia, Nro. 24, -------------------------- Bloque De armas, Corporación Marca, Caracas, 1985, Págs. 222
GONZALEZ Leopoldo Arichuna Bicentenaria, Editorial Andes, Bogotá, 1973. Págs. 315.
RODRIGUEZ, Adolfo El Hato venezolano entre la tradición y la modernidad Dirección Estudios del llano. San Juan de Los Morros. Noviembre 2002. Págs. 24.
RODRIGUEZ; Adelina La Formación del latifundio ganadero en los llanos de Apure 1750-1800. Biblioteca de la Academia Nacional de la Historia, Nro. . 193, Talleres de Italgráfica. Caracas, 1987. Caracas, Págs. 371.

Llegando de La Unión. Camaguán, estado Guárico.

Algunos vocablos utilizados:


Ajilar
Andar, moverse, actuar como es preciso y oportuno. Ir el ganado en fila.
Amadrinado
Se aplica a la res o al caballo sometido a un rebaño o madrina. Asimismo0 aquella res o caballo acostumbrado a andar en compañía de otro.
Amadrinar
Reunir el ganado bravío para formar un rebaño o madrina, con el recurso de una res que sirve de guía.
Apartar
Separar en grupos el ganado para clasificarlo.
Arreo
Conjunto de mulos o burros para transportar carga. Recua.
Bastimento
Provisión de comida que se lleva cuando se va de viaje.
Bestiero
Peón que se ocupa del cuidado de los caballos.
Botalón
Poste grueso de madera que se clava en medio del corral para amarrar las reses y amansarlas.
Bote
Recipiente de cuero de res, sostenido por cuatro estacas, que se utiliza para cuajar la leche con la que se elabora el queso.
Cabrestero o Cabestrero
Peón que conduce el ganado. Cachilapo
Ganado cerril que no tiene señal de propiedad.
Cajón
Faja de llanura entre ríos por donde corren los principales afluentes del río que le da nombre. Cajón de Arauca.
Calceta
Terreno plano y anegadizo de la sabana, de pequeñas dimensiones, que tiene vegetación baja, limitado por árboles y matorrales.
Caney
Cobertizo de palma sin paredes, sostenido sobre troncos donde se alojan los peones.
Capotera
Bolsa de tela gruesa, abierta por los dos extremos que se cierran o se abren con cordones. Es la maleta del peón de hato.
Chiquero
Corral para los becerros que está junto al de las vacas de ordeño.
Corraleja
Corral pequeño, mas largo que ancho , que se comunica con la Majada , en el que se separan las reses para trabajos especiales.
Cimarrón
Se aplica al ganado salvaje o cimarrón, que no ha sido amansado.
Cimarronera
Manada de ganado salvaje o cimarrón y lugar agreste donde este se reúne. Rochela.
Cuajero
Recipiente en el que se deposita el cuajo (estomago de la res) para hacer el queso.
Desmontrencar
Separar al becerro de la madre para poder marcarlo.
Enmatado
Se aplica a la res que se esconde en la vegetación de la sabana.
Enrejar
Atar el becerro con el rejo a una de las patas de la vaca durante el ordeño.
Falseta
Rienda de lazo que va sujeta al bozal del caballo.
Fundación
Hacienda ganadera, menor que el hato, que no tiene mas de mil reses.
Hatero
Propietario de un hato.
Hato
Finca rural de grandes proporciones, generalmente dedicada a la cría de ganado vacuno y equino.
Hierra
Acción y efecto de marcar el ganado con el hierro