VIDEOS DE INTERES

lunes, 25 de enero de 2010

JULIO CÉSAR SÁNCHEZ OLIVO Y SU LABOR INVESTIGATIVA

Discurso leído en la Conmemoración Centenario del poeta apureño

don Julio César Sánchez Olivo

(21 de octubre de 1909 – 21 de octubre del 2009)

Achaguas -- estado Apure.


Elisur Emilio Lares Bolívar

Cronista Oficial del municipio Achaguas

Achaguas - Estado Apure.

Achaguas, 21 de Octubre del 2009


JULIO CÉSAR SÁNCHEZ OLIVO Y SU LABOR INVESTIGATIVA

Múltiples fueron las facetas que manifestó este distinguido apureño nacido en el hato Chaparralito, de la actual parroquia Guachara, del municipio Achaguas. Múltiples facetas --repito-- porque fue un llanero apureño que se destacó ampliamente como: investigador, cronista, poeta, compositor, ensayista, columnista, folklorista, llanerólogo, promotor social y cultural, radiodifusor, político e incluso hasta indigenista. Siendo, sobre todo, un apureño cien por ciento regionalista y amante de su lar nativo.

Aclaro primeramente, que los aspectos de la vida de este ilustre apureño que trataré en esta reseña serán sólo los de investigador y cronista. Selecciono sólo estos dos, por mi condición de Cronista Oficial del Municipio Achaguas. Sin embargo, antes de desarrollarlos, repasemos muy brevemente lo que fue su vida personal e intelectual.

Primeramente, podríamos afirmar que don Julio --con la ayuda de su madre, cuando un niño y luego un adolescente-- fue un completo autodidacta con una dilatada cultura que le permitió ocupar importantes cargos públicos, investigar, escribir y publicar significativas obras especialmente en el campo de la historia y las costumbres apureñas.

Segundo, en cuanto a su actividad cultural podríamos decir que en 1937 dio inicio a una incansable acción periodística que la llevaría hasta sus últimos años de vida. Fue fundador y colaborador de diversos periódicos regionales y nacionales a través de su columna “Camino Real” aparecida en 1941.

Su misma formación intelectual y su constante preocupación por los problemas generales y culturales de Apure, lo llevó a ser fundador, miembro activo, director y/o presidente de varias instituciones económico-sociales y culturales de esta región en el transcurso de toda su vida. Como ejemplo de ellas se tienen las siguientes: Asociación de Pequeños Criadores del Estado Apure, Asociación Regional Ganadera de Apure, Comité Pro-restablecimiento de las Vías Fluviales en Apure, Comité Amigos de Apure “María Josefa Salerno”, Comisión Editora de la Biblioteca de Temas y Autores Apureños, entre muchas otras.

En 1969 inició un Programa Radial dominical por la emisora sanfernandina “La Voz de Apure” titulado “El Apure de Ayer, de Hoy y de Siempre”, donde intentó demostrar --y lo logró-- que Apure sí tuvo un glorioso pasado cultural e histórico de alta talla. En 1975 publicó su poemario Por el Rumbo del Recuerdo, reeditado en 1978, donde presenta fielmente --a través de un verso recio-- las costumbres, hazañas y vivencias del llanero nato.

Pero… volvamos al primer punto de nuestra ponencia cuando decíamos que trataríamos sólo los aspectos de investigador y cronista que desarrolló don Julio sobre todo en sus últimos casi veinte (20) años de vida.

De 1970 a 1978 realizó una serie de investigaciones históricas de carácter biográfico, donde presentó la vida y obra de personajes como el padre Serafín Cedeño Castillo, los poetas Narciso Domínguez y Amadeo Garbi, los doctores Diego Eugenio Chacón, Alejandro Rivas Vázquez y su tío José Manuel Sánchez Osto, y el Sr. Carlos Rodríguez Rincones. Todos ellos, personajes que vivieron en San Fernando a principios del siglo XX.

Respetada audiencia como se darán cuenta, con la reseña de esta última información, ya vamos entrando paulatinamente a su actividad de investigador y cronista, y como tal, se dedicó a publicar decenas de trabajos de historia local, como señalaremos en las siguientes páginas.

En 1978 fue designado Cronista Oficial del Estado Apure, desde cuyo cargo emprendió una admirable labor logrando publicar 26 trabajos de investigación, los cuales buscaron básicamente dos propósitos: primero, demostrar que Apure había tenido una muy sobrada tradición histórico-cultural de alta talla, y segundo, exaltar el valor cultural de los hombres y mujeres de este estado.

Además, una característica muy particular de don Julio consistió en lo siguiente: a través de su Oficina de Cronista, difundió investigaciones de otros escritores reconocidos o no, quienes creyó que lo merecían.

En fin, como cronista continuó con la labor que venía realizando para dar a conocer personajes y hechos históricos significativos del acontecer cultural apureño, y es así como aparecen las biografías de Trina Omaira Salerno, Alejandro Rivas Vázquez, Clarisa Esté de Trejo, Rafael Márquez y Raimundo Fonseca, entre muchos otros, a través de las cuales Sánchez Olivo indirectamente demostró algunos aspectos histórico-culturales de las épocas vividas por ellos; reconstruyendo de esta forma, el pasado apureño.

Persistió nuestro personaje en divulgar la cultura y las tradiciones llaneras-apureñas a través de los siguientes trabajos: Bongos y canoas; Vaqueros y vaquerías en los llanos de Apure; y La langosta y la humareda. Relatos que constituyen recuerdos de acontecimientos muy conocidos por él, donde representa magistralmente los quehaceres del llanero apureño, quien “con virtudes admirables, conducta intachable y entrañable amor por su tierra, sabe enfrentar calamidades y ser superior a la reciedumbre del medio”. Como lo dijera el propio Sánchez Olivo en su folleto Vaqueros y vaquerías en los llanos de Apure.

Mención especial merecen tres investigaciones: La cultura y el desarrollo general de Apure, Valiosas edificaciones centenarias de Raimundo Fonseca, y San Fernando de Apure en 1922 y Sangrienta Batalla en sus calles el 20 de mayo del mismo año.

En las dos primeras, presentó una visión general de las actividades culturales sanfernandinas y el valor cultural-arquitectónico de viejas edificaciones, y en la tercera, describe y analiza el San Fernando de 1922 tomando en consideración los aspectos físico y cultural. Al final de la obra da a conocer los pormenores de la muerte del valiente general trujillano Waldino Arriaga Perdomo durante la refriega del 20 de mayo, acción de guerra dirigida contra el gobierno nacional del general Juan Vicente Gómez, acontecimiento considerado como tema principal en este importante evento.

Es importante destacar que todas estas obras de investigación histórica de don Julio César, han pasado a constituir parte del acervo cultural bibliográfico apureño, las cuales deberían ser consulta obligada y permanente para las nuevas generaciones apureñas.

Para concluir, se puede afirmar acerca de la labor intelectual de don Julio César, lo siguiente:

1 Como intelectual, múltiples fueron sus facetas: investigador, cronista, poeta, compositor, columnista, folklorista, llanerólogo, promotor cultural, radiodifusor, político e incluso hasta indigenista. Pero sobre todas las cosas, fue un apureño cien por ciento regionalista y amante de su lar nativo.

2 Conoció el llano apureño como la palma de su mano, lo cual le permitió narrar y describir sus costumbres con amor y pasión, y buscarle solución a sus múltiples problemas razonadamente.

3 Desde muy joven se propuso demostrar que Apure había tenido un glorioso pasado histórico-cultural, y lo demostró con sus trabajos de investigación, columna periodística y programa de radio.

4 Fue maestro y formador de nuevas generaciones de apureños dedicados a la investigación.

5 Sus obras de investigación histórica han pasado a constituir parte del acervo cultural bibliográfico apureño, las cuales deberían ser consulta obligada y permanente para las nuevas generaciones apureñas.

6 Es deber de todo apureño amante de su tierra, reconocer, resaltar y divulgar la tesonera labor que caracterizo a don Julio César en pro del rescate, conservación y difusión de nuestro patrimonio cultural.

7 Su nombre, vida ejemplar y méritos han traspasado las fronteras regionales, y hoy es reconocido a nivel nacional como un baluarte de nuestra Identidad Regional.

8 Para finalizar diré, que su labor de investigador y cronista fue, y es, ampliamente reconocida por personalidades e instituciones venezolanas, al punto que casi al final de su vida, fue designado Profesor Honorario de la Universidad Nacional Experimental “Simón Rodríguez”, Miembro correspondiente de la Academia Venezolana de la Lengua, en representación del estado Apure y Miembro correspondiente de la Academia Nacional de la Historia, en representación de este mismo estado.

Don Julio falleció el 22 de abril de 1988 en la ciudad de Maracay cuando aún no había cumplido los 79 años de edad. Sus restos reposan en el viejo cementerio de San Fernando de Apure. Hoy día, una avenida de la urbanización Los Tamarindos de San Fernando de Apure, y varias bibliotecas públicas y privadas de la región llanera llevan su nombre.

Voy a finalizar mi intervención, parafraseando un pensamiento anónimo que recogí en el conocido Blog: “Fuego Cotidiano”, el cual dice más o menos así:

“Leer las obras histórico-literarias de don Julio César Sánchez Olivo es reencontrarse con UNO de los excelsos valores de la tierra llanera apureña” Anónimo.

El apureño Manuel Mendible Zurita, afirmó en una oportunidad:

“Julio César, amó al llano y a su tierra con pasión, luchando por mejorar el vivir del Apureño”


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

HERNÁNDEZ GONZÁLEZ, Felipe (2008) Presencia de Julio César Sánchez Olivo en Valle de La Pascua. Ponencia publicada en www.fuegocotidiano.blogspot.com.

LARES BOLÍVAR, Elisur Emilio (1987) Cronología Vital de Julio César Sánchez Olivo. Caracas: Miguel Ángel García e hijo Impresores. Publicación Nº 3 del Cronista del Estado. Colección Biblioteca de Historia Apureña.

LARES BOLÍVAR, Elisur Emilio (2005a) Algunos escritores apureños. Caracas. Ediciones del Ministerio de la Cultura y el CONAC. Editorial el perro y la rana.

LARES SANTANA, Ángel Emilio (2009) Un guachareño cronista, y su labor admirable. Biruaca–estado Apure. [Ponencia presentada en la Conmemoración de los 87 años de la Batalla del 20 de mayo de 1922 en San Fernando de Apure dentro del marco de la Celebración del centenario del natalicio de Don Julio César Sánchez Olivo (1909–2009). Biruaca miércoles 20 de mayo del 2009]. 5 p. (PONENCIA).

MÉNDEZ ECHENIQUE, Argenis (1992) Sobre Julio César Sánchez Olivo. San Fernando de Apure: Ediciones de la Coordinación de Postgrado del Vice-Rectorado de Planificación y Desarrollo Regional de la UNELLEZ - Apure.

SÁNCHEZ OLIVO, Julio César (1984) Vaqueros y vaquerías en los llanos de Apure. San Juan de los Morros. Publicación Nº 26 del Cronista del Estado. Editorial los Llanos.

SÁNCHEZ OLIVO, Julio César (1987) San Fernando de Apure en 1922 y Sangrienta Batalla en sus calles el 20 de Mayo del mismo año. San Fernando de Apure. Publicación del Ejecutivo del Estado Apure en la Celebración del Bicentenario de la Fundación de la Capital Apureña. Editorial Cultura SRL. San Juan de Los Morros – estado Guárico.

SÁNCHEZ OLIVO, Julio César (1988) Crónicas de Apure. Caracas. Colección El Libro Menor, N° 125. Academia Nacional de la Historia. Italgráfica S.R.L.

1 comentario:

rafael nieto dijo...

¨JULIO CESAR SANCHEZ OLIVO¨ Y ¨LA POBLACION DE ACHAGUAS¨
PRIMERAMENTE AL ENTERARNOS DE ESTA INSIGNE FIGURA DEL PUEBLO DE GUACHARA, NO IMPACTA MENOS QUE ADMIRAR NUESTROS LLANOS POR LA VALIA DE LOS HOMBRES QUE HA PARIDO ESA TIERRA PRODIGA Y POR HABER SIDO ESCENARIO DE GLORIOSAS BATALLAS Y HECHOS DURANTE LA GESTA INDEPENDENTISTA DE VENEZUELA QUE TUVIERON LUGAR EN LOS MAS APARTADOS SITIOS VENEZOLANOS, QUIERO REFERIRME PARTICULARMENTE A DOS HECHOS QUE EN BREVE LECTURA RESALTAN ANTE MI.¨DON JULIO CESAR SANCHEZ OLIVO: CRONISTA DE ACHAGUAS Y A LA SIGNIFICACION QUE PARA TODOS LOS VENEZOLANOS HA DE GUARDAR EL MEMORABLE DIA 10 DE MARZO DE 1821, CUANDO EL GENERAL Y VIZARRO ¨JOSE ANTONIO PAEZ¨ EN LA IGLESIA DE ACHAGUAS,ORO Y PROMETIO REGALAR EL NAZARENO QUE ES ALLI VENERADO, RESALTA SABER QUE FUE SU PROMESA CUMPLIDA POR LA VICTORIOSA HAZAÑA EN LA BATALA DE CARABOBO EN LA QUE PARTICIPARON 2500 SOLDADOS LLANEROS, QUIENES PARTIERON DEL CUARTEL GENERAL INSTALADO POR ¨PAEZ¨ EN LA POBLACION DE ACHAGUAS, HECHO DEL CUAL ME PRECIO DE HABER PRESENCIADO COMO TESTIGO DE EXCEPCION ¨LA ARGOLLA¨ (hoy ausente), DONDE EL GENERAL PAEZ AMARRO SU CABALLO EN LA PLAZA QUE LLEVA SU NOMBRE.