VIDEOS DE INTERES

jueves, 24 de julio de 2008

UNA REALIDAD PELIGROSA


Italo José Ramírez *



Según lo acota L. E. Raths, en algunos estudios aparecidos en los últimos años se ha planteado la cuestión de la influencia que el sentido de los valores puede tener en la conducta de un niño. El autor asegura que “tanto los jóvenes como los adultos, se enfrentan a un mundo de problemas y decisiones que reflejan la complejidad de la vida del hombre. En estas decisiones están en juego los valores como fuerzas directivas de acción. Éstos, con frecuencia entran en conflicto; en parte por la poca claridad del sistema de valores de la sociedad y la desorientación de la existencia humana”. Ahora bien ¿como ocurrió esto? ¿Porqué se fue de las manos de padres y educadores? El buen sentido de la educación, la transculturización siempre ha existido, el intercambio cultural así como la adaptación de modas y conductas. En mi opinión, el problema inicia en nuestras casas cuando encontramos que en un núcleo familiar una niña de 15 años que ya es madre. Esta situación, también se extiende a la escuela. Quizás, el estado tiene cierta responsabilidad ya que no actualiza ni crea programas realmente convincentes para que estos jóvenes cambien su perspectiva ante una realidad extremista y desenfrenada.
La naturalidad de las cosas también nos hace imitables, no es posible que nos hagamos los sordos, ciegos y mudos ante una realidad peligrosa que atenta contra el futuro de un país una realidad que no deja ver los pocos rastros de una educación formada en valores y principios.
Algunos afirman que vivimos en una sociedad sin valores; otros que han aparecido nuevos valores asociados al nuevo paradigma socioeconómico y cultural; también hay quien dice que el problema está en la existencia de multivariedad de valores, lo que produce confusión, desorientación, actuación y valoración de los seres humanos. Quizás esté ocurriendo todo ello, valdría la pena abordar el asunto teniendo en cuenta que en todas las sociedades y en las diferentes épocas el hombre como guía ha tenido que enfrentar sus propios retos de desarrollo, ¿por qué no podría hacerse ante el acelerado desarrollo científico-tecnológico y la globalización del mundo actual?
No obstante a esta realidad, no es ajeno el hecho de que existen cuestiones no resueltas en la comunicación y en la vida de los hombres, en su educación, en su calidad de existencia, que impiden el desarrollo de una personalidad integral y adecuada a la sociedad en que ésta se despliega.
La Dra. Martha Arana Ercilla realizó un estudio sobre el comportamiento humano y en el acota que ha sido y es interés de diferentes ciencias: la filosofía, la psicología, la sociología y la pedagogía, las que desde sus diferentes objetos de estudios enfocan su campo de acción. Así los debates pueden ser desde los distintos puntos de vista. No obstante, el objetivo común está en la comprensión e interpretación de los porqué de las actuaciones de los seres humanos, para lograr orientar el comportamiento humano hacia las tendencias más progresistas y desenajenantes de la humanidad, su crecimiento espiritual y material, todo ello dentro de los requerimientos que impone la sociedad, de ahí que, en el centro de su análisis se hallen los conflictos entre el ser y el deber ser, y derivado de ello entre el hacer y el saber hacer.
Para concluir, se puede acotar que, en general, el ente formador debería otorgar a las nuevas generaciones los elementos necesarios para que aprendan a vivir, sabiendo que al hacerlo, tendrán que elegir. Es decir, optar por unos valores. En otras palabras, el objeto de los educadores cuando educan en valores es pronunciar al alumno nuevas pautas correctas de convivencia tales como el respeto, el dialogo y además una serie de actitudes que le capaciten para llevar a cabo una vida digna y conciente en una sociedad democrática y participativa.

*Licenciado y estudiante de la Especialización en Docencia Universitaria de la UNERG. (San Juan de los Morros, estado Guárico)

No hay comentarios: